«Peach Casa Taller». Arte dulcense for export

Cuando la creatividad y la oportunidad se dan la mano.

Toda la filosofía que podamos hacer de esta cuarentena puede llegar a ser tan extensa como heterogénea. Si bien nos encontró a todos dentro del mismo mar, no nos encontró a todos con el mismo barco. Cada uno tomó su timón como pudo, como quiso o como supo y se puso a navegar como pudo, como supo o como le salió. Y de ahí van surgiendo historias o reinvenciones de uno mismo y por ahí cosas que estaban latentes, surgieron como por arte de magia.
Es el caso de Leila, esta joven artesana dulcense que iba viviendo su vida en paz y libertad, gozando de todo lo que se le presentaba y de buenas a primeras, se encontró con que debía parar y dejar de vivirla como había elegido hacerlo. Y también debió dejar de fabricar sus artesanías para comenzar con otras, que hasta puede decirse que la estaban esperando.
Esta es la breve historia de Leila y sus cuadernos artesanales, de sus comienzos y de la historia de esos papeles que dejó su abuela Elsa y a los que ella les da una nueva vida.
«Fue medio loco cómo empecé. Yo antes, hace algo de un año, estaba haciendo joyería en metal, con mi compañero, y andábamos viajando por distintos lugares, viviendo de eso, moviendonós constantemente, volviendo a La Dulce a hacer taller, producir y volver a salir.
En toda esa movida, nos agarró la cuarentena trabajando en Córdoba, en San Marcos Sierra, y fue ahí que mientras buscábamos la forma de poder volver al pueblo (porque no había ningún tipo de transporte habilitado) una amiga, que respeto y admiro infinitamente, me enseñó las puntas básicas de la encuadernación artesanal, como en un intento de despejarnos, ocupar la cabeza y las manos un poco. Después, una vez que logramos volver, vimos que iba a estar difícil seguir trabajando como lo veníamos haciendo, por toda la situación que generó el virus y la forma en que las medidas sanitarias afectan el rubro artesanal (entre tantísimos otros). A eso sumarle que los precios del material que se usa en la producción de joyería se fueron por las nubes… tuvimos que «reinventarnos» por decirle de algún modo romántico (aunque es una realidad muy cruda y difícil para muchísimas personas, de todo menos romantizable), y buscar otras herramientas, siempre dentro de la autogestión, y ahí fue que terminé haciendo cuadernos.
Mi idea cuando empecé era otra, en realidad, que tenía más que ver con la edición, recopilación y difusión de textos libres, fanzines, feminismo… y otras cuestiones. Pero como primero tenía que entender bien y mecanizar la realización física del cuerpo de los libros en sí, terminé haciendo cuadernos en el camino de aprendizaje para poder hacer eso otro. –
Todo lo que aprendí hasta ahora, después de los conocimientos que me compartió Julia, fue de manera autodidacta. Lo estudio y lo sigo aprendiendo todos los días. Tampoco pude disponer de un capital de inversión previo, así que todo lo armé con los materiales que tenía acá. Cosas que me dejaron mis abuelos, mayormente. Es loco porque la encuadernación artesanal/tradicional era también una de las últimas cosas que mi abuela estuvo aprendiendo a hacer antes de irse, y volver al pueblo después de tanto tiempo, estar viviendo donde era su local de insumos de arte y papel, estar usando materiales que se le ocurrió guardar… es flashero y a la vez muy significativo. Si vamos a romantizar, romanticemos del todo jajaj. –
Dentro de la encuadernación hay un mundo… es una práctica milenaria con infinidad de técnicas, secretos, escuelas… mucho antes de la industrialización, de las imprentas, de la producción a gran escala, la gente ya cosía y encuadernaba, así, casi como estoy haciendo yo ahora, pero sin el mate y la musiquita en YouTube de fondo probablemente. Es como una suerte de viaje en el tiempo, del mismo modo en que sucede con muchas otras producciones artesanales, en metal, en madera, en cuero… los diferentes tipos de costura vienen de las diferentes culturas que hay desparramadas por el planeta. Yo, por ahora, hago encuadernación «Cartoné» o tapa dura, con costura francesa oculta detrás del lomo. Una versión similar, que también hago, es la llamada «Costura Copta» que queda expuesta, sin lomo, y si bien esto hace al cuaderno un tanto más frágil, permite abrirlo completamente. Y la última es la costura japonesa, también sin lomo, muy bonita pero algo incómoda si el papel es muy grueso. Lo que más me gusta de la costura japonesa son los dibujos que se pueden lograr con el hilo. Algo muy típico de las culturas asiáticas eso de esconder arte, patrones geométricos, reglas estéticas y simbolismos en todo, hasta en la costura de los lomos de los libros. Me resulta algo muy bello.
-En cuanto a tapas y materiales, uso cartón de 2mm y forro las tapas con unos papeles texturados, gruesos, vinílicos muy hermosos, de unos muestrarios de esos de papel para empapelar paredes que venían antes… Tengo un montón! pero como son todos distintos no puedo hacer más que un cuaderno con cada uno, por lo que cada cuaderno es «único e irrepetible». La mayoría de los cuadernos que tengo en stock tienen hojas en blanco, o rayadas, recicladas, reutilizadas… pero últimamente también he tenido oportunidad de diseñar cuadernos organizadores personalizados para emprendimientos que me han pedido y cuadernos con papeles específicos de dibujo u hojas punteadas para Bullet Journaling. Las ideas por suerte me sobran y estoy diseñando varias cosas que voy a ir publicando de a poco. Así que nada… pueden ver mis trabajos en Instagram como @peach.casataller y en Facebook como Peach CasaTaller y escribirme ahí por cualquier consulta. En esas mismas redes también publico otras cosas que hago, como algunas producciones de joyería que aún me quedan en stock».
Esta es la historia de cómo surgió este emprendimiento, en las redes de Leila pueden ver sus trabajos y hacer sus pedidos.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Warning: Error while sending QUERY packet. PID=6471 in /home/dulcenot/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 2007